Tabla periódica: Se propone una nueva manera de ordenar los elementos

Rick Norman, profesor de Química de la Universidad de Bristol, ha publicado un artículo para  RealClearScience que habla de cómo un par de científicos pretende reordenar la tabla periódica.

La tabla periódica de los elementos, ha sido creada principalmente por el químico ruso Dmitry Mendeleev (1834-1907). Este hecho celebró recientemente su 150 aniversario. Es de subrayar la importancia de esta tabla como principio organizador de la química. Pues todos los químicos se familiarizan con ella desde las primeras etapas de su educación. Sin embargo, dos científicos de Moscú, Rusia, han publicado recientemente una propuesta para un nuevo orden de los elementos en dicha tabla.

Es importante destacar que la tabla periódica de Mendeleev se creó sobre la base de las similitudes químicas observadas de ciertos elementos. No sería hasta principios del siglo XX, con la definición de la estructura del átomo y con el desarrollo de la teoría cuántica, que surgiría una comprensión teórica de su estructura.

Los elementos se han ordenado por número atómico y también por similitudes químicas. En la década de 1940, la mayoría de los libros de texto presentaban una tabla periódica similar a las que vemos hoy, como se muestra en la siguiente figura.

Sin embargo, hoy en día se podrá encontrar en Internet todo tipo de versiones de la tabla periódica. Existen versiones cortas, versiones largas, versiones circulares, versiones en espiral e incluso versiones tridimensionales. Muchas de estas son, sin duda, diferentes formas de transmitir la misma información, pero existen desacuerdos sobre dónde deben colocarse algunos elementos.

La ubicación precisa de ciertos elementos depende de las propiedades particulares que deseamos resaltar. Por lo que una tabla periódica que da importancia a la estructura electrónica de los átomos diferirá de las tablas en las que el criterio principal son determinadas por propiedades químicas o físicas. Aunque estas versiones no difieren mucho,  hay ciertos elementos – hidrógeno por ejemplo – que se pueden ubicar de manera muy diferente según la propiedad particular que se desee resaltar.

El último intento de ordenar los elementos de esta manera fue publicado recientemente en el Journal of Physical Chemistry por los científicos Zahed Allahyari y Artem Oganov . Siguiendo el trabajo anterior de otros , han asignado a cada elemento lo que se llama un Número de Mendeleev (MN). Tales números se consiguen relacionando el radio atómico de un elemento y una propiedad llamada electronegatividad que describe la fuerza con la que un átomo atrae electrones hacia sí mismo.

El beneficio de este enfoque es ayudar a predecir las propiedades de compuestos binarios que aún no se han elaborado. Esto es útil en la búsqueda de nuevos materiales que probablemente sean necesarios tanto para tecnologías futuras como existentes. 

En la búsqueda de nuevos materiales es importante conocer la abundancia relativa de los elementos, lo que nos indica también los posibles problemas de suministro relevantes para las tecnologías que se han vuelto ubicuas y esenciales en nuestra vida diaria.

En la fabricación de los teléfonos móviles se utilizan elementos que se están volviendo escasos, y su suministro futuro es incierto. Así que es muy útil, para desarrollar materiales de reemplazo, que eviten el uso de ciertos elementos, y, los conocimientos adquiridos al ordenar los elementos por su MN nos permiten tener eso en consideración.

Después de 150 años, se confirma que las tablas periódicas no son solo una herramienta educativa. Son una herramienta vital para los investigadores en su búsqueda de nuevos materiales esenciales. Y las otras versiones creadas tampoco son de ignorar porque demuestran cómo entendemos el comportamiento de los elementos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *